Jengibre

El jengibre, de origen chino, siempre ha sido utilizado como pilar de la medicina asiática, gracias a su poder anti inflamatorio es tratado para combatir enfermedades respiratorias, artrosis y digestivas.

Contiene aminoácidos esenciales, como la arginina, lisina y valina, podríamos decir que es un BCAA natural, además de contener grasas saludables como la lecitina, que nos ayuda a combatir los radicales libres. Su fibra nos facilita la digestión, contiene vitamina C y minerales como el aluminio o el manganeso.

Debido a su sabor, picante y aromático lo debemos tomar combinándolo con otros alimentos, a través de la molienda de la raíz, otra forma de consumirlo es mediante una infusión.

Los beneficios que nos puede aportar el jengibre derivan desde el tratamiento de gripes y resfriados, ya que nos ayuda a expectorar los mocos, hasta la mejora del flujo sanguíneo, además, es un afrodisiaco natural que estimula el libido y aumenta los niveles de testosterona en la sangre.

Es un excelente remedio para los vómitos o las nauseas, ya que elimina el vértigo y el mareo de los viajes. Se trata de un antidepresivo natural, reduce los niveles de estrés y combate el envejecimiento prematuro. Lo recomiendan para disminuir las migrañas ya que bloquea sus efectos.

No obstante, gracias a que facilita la digestión, previene el cáncer de colon o de ovario. En su uso externo, es un gran aliado para la disminución de dolores reumáticos, musculares o de espalda, a través de unas refriegas con su aceite. Este aceite no se debe consumir ya que presenta problemas de toxicidad.

Sal

La sal es un mineral esencial para el organismo del ser humano, pero hay que aclarar que su consumo debe ser responsable ya que su exceso nos puede ocasionar desde problemas cardiovasculares y retención de líquidos, hasta piedras en el riñón, artritis o “gota”, además, no solo hay que saber qué cantidad de sal tenemos que consumir, sino que tipo.

La sal refinada o sal común de mesa que se suele ver en los supermercados, junto al azúcar blanco, es uno de los condimentos más consumidos mundialmente, sin tener en cuenta que para conseguir ese color tan característico, han tenido que pasar por un proceso químico brutal para blanquearlas.

La sal se compone de un 98% de cloruro de sodio, el 2% restante se trata de conservantes y yodo, en su justa medida nos ayuda a regular el azúcar en sangre, además de reducir el envejecimiento ya que regula el PH de la piel, y también igualando el porcentaje de agua en el organismo.

En el tema relacionado con el deporte, previene los calambres musculares, ayudando a la resistencia de los huesos gracias a su contenido en calcio, y no solo eso, sino que tiene beneficios para la salud respiratoria. Se ha demostrado que también es un aliado para el insomnio, y si tu pareja no está dispuesta a complacerte, está indicada para subir el libido (así que pon salero en tu vida)

Muchos nos preguntáis porque consumimos sal del Himalaya, no es que nos guste la cultura India (que podría ser), ya que no procede del Himalaya, sino de Khewra (Pakistán). El “oro rosa” como también se le conoce data del periodo del  Jurásico, hace unos 250 millones de años, aunque mucha gente piensa que tiene los mismos beneficios que la sal común, no está expuesta al proceso de blanqueamiento que sufre la sal de mesa, sino que el lavado se realiza manualmente. Hay que aclarar que muchas de las sales del Himalaya que se están comercializando en la actualidad, no son más que sal común con un colorante rosa, así que cercioraros de la procedencia de vuestros productos.

Leche vegetal

leche.JPG

Desde que tenemos conciencia, la leche de vaca siempre ha estado en nuestra alimentación, no tenemos nada en contra de ella, pero nuestro estomago, no está preparado para asimilar los nutrientes que nos aporta, de hecho, para asimilar los niveles de calcio y proteínas que nos aporta la leche, debemos de tener unas enzimas llamadas renina y lactasa (de ahí vienen las alergias), que se dejan de producir en el ser humano a partir de Seguir leyendo “Leche vegetal”